Ya no existe calificativo alguno que describa la carrera de Jorge Ricardo. El 7 de febrero pasado, el jockey brasileño cumplió el último objetivo personal pendiente al superar al canadiense Russell Bazze como el jinete más ganador de la historia al conquistar su triunfo número 12.845.

Es por eso que las autoridades del hipódromo de Palermo decidieron darle un mimo muy especial, quien a sus 56 años, continúa corriendo con las mismas ganas y el mismo amor propio como cuando arrancó hace 41 años, cuando tan sólo era un adolescente con sueños de gloria.

El Rey de la Fusta se paseó por la pista porteña ante los elogios de todos los aficionados del turf. Y luego de transitar por la recta que tantas alegrías le brindó, llegó la hora de los regalos. En el podio que las autoridades de Palermo decidieron armar para el hombre récord, Ricardo recibió el saludo de los colegas que no podían perderse semejante agasajo.

Pablo Falero, Noriega, Giannetti, Cabrera, Goncalves, Domingos y Ortega Pavón no quisieron perderse la ceremonia al maestro que de ahora en más intentarán imitar en las pistas argentinas. Luego de unas sentidas palabras de parte de Antonio Bullrich, Presidente de la Comisión de Carreras del Hipódromo de Palermo, Ricardinho recibió una bandeja conmemorativa y el histórico Disco de Llegada de la pista de Palermo, un recuerdo único e irrepetible que ostenta más de 140 años de historia.

Quiero agradecer a todos los que me apoyaron y ayudaron a conseguir el objetivo por el que tanto luché”, expresó un emocionado Ricardo, quien sin duda alguna marcó una huella muy profunda en la historia del Turf mundial y que será prácticamente imposible de borrar.