La FIFA decidió repetir el encuentro, que se volverá a jugar en noviembre y dará la oportunidad a Senegal de superar a sus rivales cuando sólo quedan dos fechas para el final. En la actualidad se ubica tercera a un punto de Cabo Verde y Burkina Faso, en el grupo D de clasificación africana, y sólo quien culmine primero tendrá pasaje para Rusia.

La FIFA tomó esta decisión después de “la confirmación del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) de aplicar la suspensión a perpetuidad del árbitro Joseph Lamptey por manipulación de partido”.

Lamptey fue suspendido inicialmente por tres meses por la Confederación africana de Fútbol (CAF) por “haber concedido un penal (a Sudáfrica) por una mano inexistente” y posteriormente la FIFA amplió ese castigo de por vida, al considerarle culpable de “influencia ilegal en el resultado de un partido”.