Es, sin lugar a la duda, la gran Cenicienta del venidero Mundial. Con un estilo de juego claro, Islandia aspira a ser una de las sorpresas de la competencia, tal como lo fue en la pasada Eurocopa disputada en Francia o en la clasificación a la cita de Rusia, donde en su grupo relegó al segundo lugar a Croacia.

Sin embargo, hace seis presentaciones que no conoce la victoria y al esperado debut contra Argentina del próximo 16 llega con más dudas que certezas. Este jueves, en el partido despedida disputado en el coqueto estadio de Laugardalsvöllur, de Reikiavik -la capital de su país-, los comandados por Heimir Hallgrimsson demostraron que tienen dos caras al igualar 2-2 contra Ghana, un seleccionado que no disputará la cita máxima.

A lo largo de los primeros 45 minutos, dieron muestra de su poderío y se imponían por 2-0. Para la atención de Jorge Sampaoli y todo el plantel argentino, los islandeses marcaron por duplicado de cabeza, dejando en claro que esa puede ser una de sus principales armas para sorprender durante su estadía mundialista.

Sin embargo, en el segundo tiempo, Hallgrimsson decidió modificar a la mayoría de sus jugadores para que todos sumen rodaje de cara a la gran competencia que se avecina y fue ahí donde los europeos dieron cuenta de todas sus falencias. Primero, la ingenuidad al marcar mal un tiro de esquina que salió al ras del piso y poner el descuento parcial.

Luego, para “dormirse” en una jugada que parecía no tener real peligro y regalarle la conquista a un Thomas Partey que apareció en completa soledad en dentro del área chica. Y, casi sobre el final, se repitió la jugada con la salvedad de que Hannes Thor Halldorsson la sacó al córner cuando podía ser la caída definitiva.

Así, Islandia se despidió de su gente que se ilusiona con poder volver a escribir historia de la grande en su país.

Otros resultados 

Por su parte, Inglaterra venció 2-0 a Costa Rica con goles de RashfordWelbeck. Portugal goleó 3-0 a Argelia con dos tantos de Guedes y uno de Fernández. Mientras que Uruguay se despidió de Montevideo con una goleada por 3-0 frente a Uzbekistan con anotaciones de Arrascaeta, Luis Suárez y Gimenez.