La cancha de Boca podría ser epicentro del duelo decisivo frente a los peruanos.

El inesperado empate ante Venezuela generó mucha preocupación en Jorge Sampaoli y el resto del cuerpo técnico del seleccionado argentino. La clasificación al Mundial de Rusia peligra y en la última doble jornada de las eliminatorias, el conjunto nacional afrontará dos prueba decisivas, buscando lograr el gran objetivo.

Justamente el siguiente y último compromiso en condición de local será frente a Perú y la intención de la dirigencia, con el presidente Claudio Tapia y el vice Daniel Angelici a la cabeza, es enfrentar al conjunto incaico en la Bombonera. Las gestiones para modificar de sede arrancará en los próximos días. Hoy en día, como alternativa del Monumental, aparece el estadio Mario Kempes, siendo estos los únicos habilitados para este tipo de competencia.

Pero desde la AFA, con el aval del DT, ya iniciaron el operativo para que la cancha de Boca reciba el apto correspondiente de FIFA y de Conmebol, y así el seleccionado argentino pueda actuar de local allí en el trascendental duelo ante el conjunto que dirige Ricardo Gareca. “La vez anterior, lo pidieron los jugadores y después se fueron al mazo. El Patón Bauza lo dijo en una conferencia de prensa y después se echó atrás. Hoy, la Bombonera no está habilitada por la FIFA como sede para un partido de Eliminatorias. Si quieren jugar en la cancha de Boca no se puede. Hay que hacer un trámite en la Conmebol. Hay tiempo, pero hay que hacerlo ya...”, contó Angelici.

Para el olvido

En la cancha de Boca, la Selección sufrió el golpe más duro en el camino a un Mundial: la eliminación en las Eliminatorias Sudamericanas para México 1970. Argentina igualó 2-2 con Perú y no pudo conseguir el pasaje a la Copa del Mundo de México, último Mundial en el que la celeste y blanca estuvo ausente. Además fue la única vez que Argentina no clasificó a la máxima cita del fútbol, ya que las anteriores veces que no participó fue por decisión propia.