El plantel de la selección partió rumbo a Barcelona, para concentrar una semana, previo a viajar a Jersualén para jugar con Israel y luego si llegar a Moscu, ya para la disputada del Mundial. Antes de eso, recibió una visita de lujo: el presidente Mauricio Macri estuvo con los jugadores e intercambio unas palabras con ellos.

 "Nos vamos llenos de la buena energía y las vibraciones que la gente nos brindó en todo este tiempo que estuvimos aquí" le dijo Lionel Messi al presidente Macri, en la breve charla que tuvieron. 


 

En el viaje del predio Julio Humberto Grondona al aeropuerto de Ezeiza, el plantel fue acompañado por una multitud de hinchas con banderas celeste y blancas, que con cánticos y alegría despidieron a la selección nacional, en medio de un fuerte operativo policial. 

El arribo a Barcelona en vuelo charter está previsto para el jueves a las 15 horas. La Albiceleste enfrentará el 9 de junio a Israel en Jerusalén, donde el plantel permanecerá tres días por contrato, una visita que despertó polémica en Argentina por la situación política en Medio Oriente.