Está haciendo un gran Dakar hasta el momento, en lo que es su retorno a la carrera luego de dos años de ausencia. Este martes, Lucio Álvarez fue el mejor argentino en auto con un gran 7° puesto en una etapa que dejó muchas bajas. “Fue verdaderamente muy, muy difícil. Al comienzo, muy rápido después de la partida en la playa, pinchamos un neumático y debimos cambiar la rueda. Un poco después, otro pinchazo al pegar a una piedra escondida en el fesh-fesh. Perdimos preciosos minutos”, comenzó contando el mendocino.

“La navegación era extremadamente difícil, con way points escondidos que no estaban realmente donde indicaba el road book. Después, las dunas eran muy altas, muy blandas, muy cortadas. ¡Muy todo! Pero aquí estamos, mientras que varios equipos cometieron errores. Lo importante es que seguimos avanzando”, agregó, conforme, Álvarez.

Caimi se mantiene
Fue una etapa bastante rara. Había mucho polvo que hacía bastante difícil la navegación, mantener el ritmo y también la velocidad, porque no se veía nada y había muchos peligros. Pero estoy muy contento por haber terminado una nueva etapa“, manifestó Franco Caimi, que terminó 11° y se mantiene 8° en al general.

“Estoy en una excelente posición para largar, porque será otra etapa de mucha navegación y si uno mira la clasificación, estoy cerca de la punta, a menos de trece minutos. El objetivo es seguir haciendo una carrera segura, porque esto es muy largo, todavía queda mucho camino por delante y vengo muy bien”.