El subcapitán del seleccionado argentino, Javier Mascherano, brindó  "un mensaje para reconstruir" la relación del equipo con el entorno futbolístico después de la clasificación para el Mundial Rusia 2018, lograda con la victoria sobre Ecuador (3-1) en el estadio Atahualpa de Quito. El futbolista de Barcelona llamó a reflexionar "por todo lo que tocó vivir en estos meses en los que nadie salió favorecido" y pidió que "todos los argentinos puedan tirar para el mismo lado" por el bien del seleccionados y las "generaciones futuras".


"No queremos buscar excusas pero está claro que en este proceso de tres años hubo muchísimas cosas que sin querer terminan afectando. Hubo muchos cambios de entrenadores y también cambios en la conducción de AFA", justificó. Mascherano deseó que el desahogo alcanzado en la capital ecuatoriana "sea un punto de partida" para la recuperación de Argentina, que llegó a Quito urgida de una victoria para no depender de terceros.

"Tenemos que pensar en los momentos que tocaron vivir y tratar de cambiar, no solo por esta generación sino por las que vengan. Muchos de nosotros seguramente terminemos en Rusia. En mi caso, me queda poco en la selección, casi nada, aunque intentaré llegar al próximo Mundial", concluyó.