El astro argentino Lionel Messi contó hoy que sus hijos Thiago y Mateo "no entienden" la dimensión de su padre a escala mundial y que el menor "mira raro" cuando los fanáticos se le acercan para pedirle una foto o un autógrafo.

En una entrevista de tono íntimo, que le concedió al diario español Marca, el rosarino comentó que su "día a día se basa mucho en los niños" y que lleva una vida "muy normal" y "en familia".

El capitán del seleccionado argentino, quien espera la llegada de su tercer hijo, confesó que la llegada de Thiago (5) y Mateo (2) fue "lo más lindo" que le pasó en su vida y que lo llevó a "ver las cosas diferentes, de otra manera".

"Tener dos hijos y estar esperando otro es fantástico. El primero fue una sensación increíble, el segundo lo mismo y el tercero seguramente sea igual", reflexionó.

Consultado por la comprensión de los niños acerca de su popularidad, Messi dijo que " Mateo obviamente no lo entiende y Thiago, más o menos, pero no del todo".

"En casa Thiago me ve y me dice 'Leo Messi' porque es lo que escucha de sus amiguitos y Mateo mira raro cuando alguien se acerca a pedir una foto o un autógrafo", abundó.

En cuanto a su rutina diaria con los chicos, el astro mundial relató: "Por la mañana los llevo al colegio y cuando regreso de entrenar prácticamente ya salimos para recoger a Thiago". 

"Cuando sale del colegio intentamos pasar ese rato juntos con Antonela (Roccuzzo)y Mateo hasta la hora de la cena. Los acostamos y no mucho más, intentamos hacer cosas entre nosotros para pasar el tiempo. Todo muy normal en una familia", explicó.

Messi afirmó que sus hijos "no son de pedir mucho jugar al fútbol" y que en su casa tampoco se habla del tema "salvo algo muy concreto que suceda en el club o en la selección".

Sin embargo, el máximo goleador histórico de Barcelona y el seleccionado sí mira muchos partidos, en especial de la "Liga de España, Inglaterra y el fútbol argentino".

Con la paternidad, el rosarino renunció al descanso verspertino, un momento sagrado en los primeros años de su carrera. "Con los niños se terminaron las siestas y la verdad es que las extraño. El único día que duermo siesta es cuando estamos concentrados".

Messi reconoció después "hace años" que se cuida con la alimentación y no dudó que señalar "el chocolate" como lo que más le costó borrar de su dieta, aunque "de vez en cuando" es un gusto que suele darse.

Finalmente, el argentino admitió que en el futuro no tiene pensado, de momento, dedicarse a la carrera de entrenador. 

"No sé qué haré. Hemos hablado varias veces en la familia sobre en qué ocuparé mi tiempo una vez se acabe mi carrera de futbolista, pero es algo que no tengo definido. Siempre dije que como entrenador no me veo, no lo siento. No sé, todavía me quedan varios años de carrera y luego ya veremos", concluyó.

 

Fuente: Télam