Brasil llegó a Rusia y no pasó inadvertido. Es que el pentacampeón del mundo aparece nuevamente como uno de los favoritos también para quedarse con la presente edición del torneo y por eso su arribo llamó la atención de todos. Entre sus figuras, la que resaltó fue la de Neymar, que llegó con una mochila dorada de 1.000 dólares.

El conjunto sudamericano llegó en un altísimo pico de rendimientos tanto individual como grupal, con un claro objetivo: consagrarse por sexta vez en un Mundial. En la noche rusa, el seleccionado brasileño arribó a Sochi, donde se instalará para continuar con la preparación, a la espera del debut el domingo 16 de junio ante Suiza, por la primera jornada del Grupo E.

El elenco de Tite llegó a la ciudad situada a orillas del Mar Negro, proveniente de Austria, donde goleó  3-0 en un partido amistoso al equipo local con tantos de Gabriel Jesus, Philippe Coutinho y de la máxima figura del plantel, Neymar, que naturalmente llegó llamando la atención, fiel a su estilo... Es que el jugador del Paris Saint Germain, según reflejan las imágenes, en la mochila personalizada del ex Barcelona lleva la cara de sus padres, de su hijo y de su hermana y le costó poco más de 1.000 dólares su diseño, es decir, un verdadero lujo.

El pentacampeón del mundo estará alojado en el Swissotel Resort Sochi Kamelia, donde este lunes tuvo un cálido recibimiento en el que en el hall del hotel pudieron degustar comidas tradicionales de Rusia.  En dicha ciudad se entrenará en el estadio Yug-Sport, donde este martes se llevará a cabo una práctica a puertas abiertas para los fanáticos, tal como estipula la reglamentación FIFA.

Durante la presente jornada, los futbolistas del plantel aprovecharon su día libre para visitar las instalaciones del hotel o para ir a la playa. Brasil, además del debut ante Suiza, se medirá frente a Costa Rica, el viernes 22, y ante Serbia, el miércoles 27 de junio, en otros juegos correspondientes al Grupo E de la competencia.