El hecho sucedió por la tarde, cuando Matías Horacio Messi (35) llegó ensangrentado en una lancha al club de pescadores de Fighiera, localidad ubicada a unos 35 kilómetros al sur de  Rosario, y dijo haber sufrido un accidente. 

El hermano del astro del Barcelona le dijo a un vigilador privado del club que “chocó con un barco de arena y se cortó la cara”, dijeron fuentes del caso. Según los voceros, el joven se retiró por sus propios medios a su domicilio en un country de la localidad de General Lagos.

Cuando un rato más tarde personal de la subcomisaría 11ª de Fighiera revisó la embarcación, observó “manchas de sangre en todo el bote” y realizó una consulta al fi scal en turno, informó el Ministerio de Seguridad santafesino. 

El fscal rosarino José Luis Caterina ordenó a los policías ir al domicilio de Matías para que preste declaración a los efectos de determinar si ocurrió lo que había dicho en un primer momento y establecer si no había más personas en la lancha, explicaron las fuentes.

Agregaron que la Policía de Investigaciones (PDI) secuestró más tarde en la lancha un arma de fuego, de la que no se brindaron detalles. El fiscal Caterina ordenó entonces volver a intentar ubicar al hermano de Lionel Messi para que brinde explicaciones del hecho.

Matías era buscado para prestar declaración y el fiscal del caso no descartaba solicitar una orden de detención si no se presentaba, indicaron voceros del caso.

Según las mismas fuentes, la embarcación en la que navegaba el hermano del capitán del Seleccionado argentino tiene un motor Mercury 115, pero no posee patente porque “no está transferida”.