Marcelo Gallardo, disparó contra aquellos que afirman que hubo un arreglo en el 8 a 0 ante Jorge Wilstermann, que le significó la clasificación a semifinales de las Copa Libertadores.

“Los que vivimos este juego con pasión creemos que hacernos eco de esas palabras está de más. Todo aquel que se sume a la desconfianza es de una mediocridad absoluta, una mediocridad tremenda”, aseguró, visiblemente ofuscado por las versiones que circularon la semana posterior al histórico resultado.

En ese sentido, Gallardo valoró el gesto del entrenador de Wilstermann Roberto Mosquera y varios de sus jugadores que se acercaron a felicitarlo luego de haber sufrido un mazazo como fue el 0-8 en contra en la revancha de los cuartos de final de la Libertadores.

“Hay que tener humildad para reconocer cuando un equipo te gana claramente, como lo hizo el DT rival Mosquera que fue un caballero. No todos tienen su calidad humana de, tras una derrota así, venir saludar y felicitar por el trabajo que habíamos hecho. Expresó que un equipo fue superior al otro y eso habla de su profesionalidad”, remarcó.

E insistió con su queja por las sospechas: “Ver a los de afuera que opinan con esa liviandad, habla de una mediocridad tremenda. Solo quiero reconocer y valorar a la gente como Mosquera y los jugadores que han reconocido que fueron superados. Habría que hablar con los jugadores de ellos para entender las causas futbolísticas”.

Las versiones sobre un supuesto arreglo se intensificaron en los últimos días después de que los hinchas de Wilsterman hicieran pública su disconformidad con el rendimiento de los jugadores en ese partido y los directivos emitieran un comunicado negando haber recibido dinero por perder y anunciaran una investigación interna. 

Al mismo tiempo, notas de prensa recordaron otra abultada derrota de un equipo dirigido por Mosquera -en ese caso, el peruano Juan Aurich- que también favoreció a River en una anterior edición de la Copa: caída 5 a 4 ante una formación alternativa de Tigres, de México.

Respecto de un posible refuerzo para esta instancia de la Libertadores contra Lanús, Gallardo lo descartó, aunque sí aclaró que hará al menos dos cambios en la lista de buena fe. con los ingresos de los uruguayos Nicolás de la Cruz y Marcelo Saracchi.

“Tenemos la posibilidad de sumar dos de los refuerzos que han llegado que no se han podido sumar en la lista inicial de la Libertadores que son De la Cruz y Saracchi, la tercera posibilidad la evaluaremos en virtud de los que tenemos acá porque no hay alternativas viables y concretas. Hacer una incorporación para un par de partidos no tiene mucho sentido" dijo.

También hizo referencia al partido frente a Talleres , programado para el domingo 29 de octubre, justo 48 horas antes del partido de vuelta con Lanús, por la Libertadores.

“Por razones obvias, debería ser tenido en cuenta que 48 horas después de jugar con Talleres enfrentamos a Lanús. Este adelantamiento (al sábado) debería ser de común acuerdo y e. base al sentido común”, afirmó.

“Hay dos equipos argentinos que van a jugar una semi de Copa Libertadores y a nosotros nos toca jugar domingo por calendario, que estaba pactado así con anticipación. No sé cuál habrá sido el pedido de San Lorenzo y Lanús que jugaron jueves su partido y después por la Superliga el lunes. No sé si haremos alguna gestión”, completó.

El “Muñeco” se ilusionó con lograr el triplete -Libertadores, Superliga y Copa Argentina-, aunque dijo que el torneo continental es el “principal objetivo” de la temporada.

“El ideal sería ganar las tres cosas, pero el corto plazo nuestro es la Copa Libertadores, ese es el principal objetivo que nos pusimos para este año. Y estamos en una semifinal de nuevo, que no es fácil, por lo que tiene un valor enorme. Veremos si podemos estar en las condiciones para llegar a pelear el título, creo que tenemos las armas y el potencial, después hay que jugar los partidos. Lo demás se definirá después porque dependerá de un tiempo más prolongado”, dijo.

Por último, Gallardo reveló cómo imagina la serie contra el “Granate” de Jorge Almirón, que comenzará la última semana de octubre en el estadio “Monumental”.

“No creo que tampoco haya mucha diferencia en esta instancia, en cuanto a las necesidades, a las ganas, al deseo de estar en un. final de Libertadores, todas esas cosas juegan en la cabeza de los futbolistas, en el entorno, en el hincha, en los medios de comunicación, entonces hay que saber manejar todo ese tipo de cuestiones. Esperemos que sea una linda serie, va a ser dura, pero esperemos que sea de dos partidos muy intensos, de mucha posibilidad de juego, que generalmente proponen una idea ofensiva”, finalizó.