El entrenador de River, Marcelo Gallardo, admitió tener “bronca y tristeza por perder estos partidos, los que uno quiere ganar, pero la respuestas anímicas estuvieron”, tras la derrota como local ante Boca 2 a 1 por al Superliga. 

Gallardo dijo en conferencia de prensa que “la derrota hubiera tenido un sabor amargo si los jugadores hubiesen estado sin reacción, sin orgullo, y eso no pasó”. 

“Era un partido importante porque podía ser la mejor manera de reaccionar ante nuestro público, perdimos con cierto orgullo y eso me deja tranquilo”, confió el entrenador, y agregó que “hay que absorber estas derrotas, poner el pecho, uno está acá en las buenas y en las no tan buenas”. 

“No puedo reprocharle nada al equipo, más allá de los errores puntuales, pero nos podemos mirar a la cara tranquilamente porque esfuerzo lo han hecho, el equipo reaccionó, llegó al empate, aunque duró poco porque convirtieron”, completó Gallardo. 

El técnico de River rescató “la voluntad de un grupo de trabajo para la dedicación, y en eso seguirá siendo así de acá hasta fin de año” y explicó que “no cambiará las forma porque se hicieron las cosas bien”. 

“No mido las cosas por el resultado, más allá de que son los que mandan, pero no es verdad que se hacen las cosas mal porque se pierde”, indicó Gallardo, y manifestó que “no queda otra que seguir”. 

“Hay que reponerse porque tenemos un mes de noviembre en lo que nos queda es ganar la Copa Argentina, que por ahí suena a consuelo pero es algo que estamos jugando y si se gana es un título más”, completó el entrenador. 

Semana difícil para Ponzio

Por su parte el volante Leonardo Ponzio consideró que Boca “llegó dos veces y convirtió” y dijo que tras las desventaja el equipo “tuvo la pelota tuvo la pelota y llegó al empate, pero ellos llegaron otra vez y se terminó el partido”. 

“Ellos cedieron la pelota y nosotros con el balón sabemos jugar, pero nos llegan, nos convierten y eso duele”, señaló el mediocampista, y agregó que “se dieron resultados que no pretendíamos en una semana difícil, no acostumbrada a vivir”. 

“Me hubiera gustado no hacer el gol y ganar, dimos la cara pero los clásicos se ganan y hoy nos quedamos cortos”, admitió Ponzio, y añadió que “esta situación después fortalecerá al grupo”

El mediocampista central contó que el equipo “venía jugando doble o triples competición y ahora habrá que empezar a recortar puntos” en la Superliga. 

Tras indicar que “la Copa Argentina es el objetivo que queda en el semestre”, Ponzio agradeció “al hincha por soportar esta situación a la que no están acostumbrados”.

Fuente: Télam