Peru ganó y se metió en la lucha. 

El seleccionado de fútbol de Perú derrotó anoche a su par de Bolivia por 2-1 y también sueña en pelear por un puesto de clasificación en la eliminatoria sudamericana, con miras al Mundial Rusia 2018. Al finalizar la decimoquinta fecha de la clasificación continental, el conjunto dirigido por el argentino Ricardo Gareca reúne 21 unidades y ocupa provisoriamente la sexta colocación, a tan sólo dos de la Argentina, que hoy está en zona de repechaje.

En el estadio Monumental de la ciudad de Lima, el conjunto local pudo prevalecer en la segunda etapa, con las conquistas alcanzadas por Edison Flores  y Cristian Cueva. El descuento del conjunto conducido por Mauricio Soria fue obra de Gilbert Alvarez.  Bolivia, ya lejos de la lucha por la vanguardia, continúa con 10 puntos y solamente tiene por encima de las posiciones a la colista Venezuela, con 7.

Ya desde el primer período, el conjunto peruano intentó marcar supremacía, a partir de una superioridad en las bandas, con Luis Advíncula y Miguel Trauco como pistones surcando tanto por derecha como por izquierda, respectivamente. Sin embargo, el elenco de Gareca apenas inquietó con un disparo de Cuev. y otro de André Carrillo, que encontraron muy buenas respuestas del guardavallas boliviano, Carlos Lampe.

En la segunda parte, Perú aumentó la presión en campo contrario y le agregó un matiz que no había mostrado en los 45 minutos iniciales: el remate desde larga distancia. Así, los envíos desde fuera del área le dieron satisfacción al combinado de la Banda Roja. A los 9 minutos, Flores aprovechó un rechazo apurado de Wayar y batió al guardavallas visitante para decretar la apertura.

Previamente. Jhasmani Campos había enmudecido a la concurrencia, con un tiro libre que pegó en el palo. Y sobre los 13 minutos, Cueva -el compañero de Lucas Pratto en San Pablo- inclinó el cuerpo y sacó un latigazo sesgado, junto al poste derecho, que dejó sin asunto a Lampe y se tradujo en el 2-0. El equipo local diseñó una sensación de relax y permitió una tibia reacción de Bolivia, que arribó al descuento, sobre los 26 minutos, con una buena resolución de Alvarez, más allá de una floja salida del arquero Carlos Cáceda.

Perú se aferró a la victoria, el DT Gareca apeló a los típicos cambios para conseguir oxígeno ante la presión de Bolivia, que quería el empate. El equipo visitante desperdició una chance hermosa para llevarse un mínimo premio, ya en tiempo de descuento, cuando el ingresado Justiniano elevó el disparo final, tras una serie de rebotes en un tiro libre a favor. No hubiese sido merecido. Así Perú se quedó con los tres puntos . alimenta la ilusión de volver a un Mundial de fútbol, algo que no ocurre desde 1982.