La fiscalía solicitará dos años de prisión y seis de inhabilitación para jugar por el presunto arreglo de partido en Zaragoza-Leganés en el cual estuvo presente Leonardo Ponzio.

Según publicó el diario Marca de España, la solicitud es para todos los participantes de ese encuentro, en la temporada 2010/2011, que terminó siendo clave para que el conjunto donde también jugaban Leonardo Franco y Nicolás Bertolo evitara el descenso.

Leonardo Ponzio, cuando jugaba en Zaragoza.

Igualmente, el mediocampista de River no iría a prisión, ya que hasta dos años cualquier condena en España es excarcelable. La dificultad sería la imposibilidad de jugar profesionalmente durante al menos seis meses.

Sin embargo, si la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) solicita ante FIFA que se amplíe el castigo a todo el planeta, la máxima autoridad del fútbol será la que tenga la última palabra.