Lucas Pratto y Franco Armani, los dos primeros refuerzos para la temporada, se realizaron la mañana del martes los estudios médicos para luego firmar sus contratos y viajar a Miami para sumarse a la pretemporada de River.

El goleador Pratto, que arribó al país desde San Pablo, se convirtió en la contratación más cara de la historia del club, luego del acuerdo por once millones de dólares y firmará un vínculo contractual por cuatro años.

El arquero Armani, por quien River pagó una cláusula de salida de cuatro millones de dólares a Atlético Nacional de Medellín, arregló por tres años luego de haberse frustrado el pase en el mercado de diciembre de 2016.

River continúa con los trabajos de pretemporada en Miami, Estados Unidos, para afrontar cuatro competencias en el año: Superliga, Copa Libertadores, Supercopa Argentina (mano a mano ante Boca) y Copa Argentina.



Pratto aseguró que quiere ganar "títulos y la Copa Libertadores" con el club de Núñez, se ilusionó con la vuelta al Seleccionado y fundamentó su regreso al fútbol argentino luego de su paso por Brasil.

"Quiero ganar títulos con River, quiero ganar la Libertadores y sumarme a este equipo, luego si puedo hacer goles y me llaman de la selección mejor, pero por ahora pienso sólo en esta camiseta", manifestó Pratto una vez finalizada la revisión médica en una clínica porteña.

Pratto, de 29 años, indicó que no siente presión por representar "a la camiseta del club más grande del mundo" ni tampoco por la suma de dinero que River invirtió por él. "Paguen lo que paguen, la presión es la misma. Todos hicimos el esfuerzo para que pueda hacerse el pase porque Gallardo siempre me quiso, esta vez sí se pudo, y la familia, con mi hija, también influyó", apuntó el nuevo delantero Millonario.

Asimismo, el Oso opinó que la decisión de jugar en River también se basó en el interés que Marcelo Gallardo tuvo por él: "Eso estuvo por encima de todos los demás clubes que me quisieron. De lo futbolístico se hablará más adelante; obvio que el desafío es jugar la Libertadores".

Pratto manifestó su satisfacción por compartir plantel con Ignacio Scocco, a quien consideró "un gran jugador", y afirmó que su paso en Boca no le genera "problemas" porque fue fugaz. Además, aseguró que se siente identificado mucho más con Vélez.

Por su parte, Armani, de 31 años, cumplió con su deseo de defender los colores de River: "Esta llegada es emocionante, lo soñé de chico. Es el club más grande de la Argentina, tengo que aprovecharlo y quiero prepararme de la mejor manera para enfrentar lo que se viene".

"Puse mucho de mí para venir porque quería venir a River. No fue fácil porque Atlético Nacional no me quería vender. Tengo mucha ilusión de estar acá y como argentino, pertenecer a River, es lo máximo para un futbolista", indicó Armani.

Al igual que Pratto, el ex arquero de Ferro y Deportivo Merlo consideró a Gallardo como un "técnico muy importante" y que tiene "mucha jerarquía y energía".

La revisión médica de Lucas Pratto

 

 

 

 

Al mismo procedimiento se sometió Franco Armani
 

Fuente: Télam