¿Qué le espera al argentino o a cualquier extranjero vivir en Rusia durante la realización de la Copa del Mundo del año próximo? Los rubros se dividen en tres, como para organizar el viaje. Arrancamos con los vuelos, la estadía y comer en aquel país.

Llegar a Rusia demandará muchas horas de vuelo. Y ya en el país, si necesita trasladarse de una sede a la otra, también deberá recurrir al avión (en la mayoría de los casos) porque las extensiones son eso: extensas... Para llegar, los boletos de las compañias aéreas más baratos hacia Moscú son los pasajes con dos o más escalas en alguna ciudad europea.

Para el vuelo Ezeiza-Moscú con fecha de partida 11 de junio de 2018 y regreso el 16 de julio de 2018, los precios varían según la compañía entre $34.458 y $41.490. También ofrecen planes de 50 cuotas con precios que pueden superar los $120.000.

Y ahora “vivir”

La capacidad hotelera aseguran que ya está reservada. Por lo tanto los que vayan deberán elegir otras opciones, como ir a hoteles de tres estrellas o menos, con un costo diario de 35 dólares.

Y si pueden alquilar algún departamento, el costo va de los $20.000 a los $42.000 por mes. Además tendrán que tener en cuenta que el verano ruso es un otoño argentino. Así que hay que ir con abrigo.

¿Cómo moverse?

Primero habrá que tener en cuenta cuáles son las sedes: el Mundial se realizará en 11 ciudades: Ekaterimburgo, Kaliningrado, Kazán, Moscú, Nizhni Nó- vgorod, Rostov del Don, San Petersburgo, Samara, Sochi, Volgogrado y Saransk.

Por lo tanto, más allá de un auto o de un taxi, si quieren seguir a la Selección al menos deberán tomar un vuelo. Ya que, por ejemplo, entre Kaliningrado y Ekaterimburgo hay más de 3.000 kilómetros de distancia.

Habrá que hacer cuentas porque el kilómetro en un taxi cuesta casi $4. En general, el alquiler de autos está colapsado y si se quieren mover en cortas distancias deberán recurrir al bondi ruso, con un boleto que cuesta alrededor de $10.

Ah... comer...

Los estudios aseguran que comer en Rusia cuesta un 20% más barato que en nuestro país. Un restaurante “medio pelo” cuesta alrededor de $150 por persona. Una hamburguesa “rápida”, $90; una gaseosa, $14 y una cerveza, $21. Como se verá, comer en Rusia no será problema para el argentino; el verdadero problema será llegar por los altos costos del viaje en avión.

Las entradas: “Pelando” la tarjeta de crédito

Como en general sucede, sacar una entrada para ver un partido de un Mundial, requiere de paciencia extra. Y ahora, para sacar un ticket para Rusia 2018, además de paciencia deberás tener unos buenos pesos ahorrados ya que las entradas a los estadios cuestan una “fortuna”.

Para ingresar a uno de los estadios, el hincha tendrá que pagar 165 dólares como el boleto más barato. Mientras que si prefiere un lugar de privilegio tendrá que pagar 210 dólares. Mientras que el partido inaugural tendrá valores que van desde los 220 dólares a los 550.

Hasta el momento se han requerido un millón y medio de entradas, y las mismas, para sólo podrán ser adquiridas con tarjeta de crédito. Asimismo, la organización venderá las mismas en dólares para los extranjeros, mientras que los locales podrán usar su moneda habitual, el rublo.

La venta se hará en dos fases, la primera de las fases se dividió en dos etapas: La primera etapa concluyó hoy y se reabrirá el 16 hasta el 28 de noviembre. La segunda etapa será desde el 5 de diciembre de 2017 hasta el 31 de enero de 2018.

El precio estipulada de las entradas para residentes en Rusia