Respira hondo y con cierto alivio Quilmes, que, a pesar de seguir en zona de descenso, logró una victoria por 2-1 ante Morón, que es clave porque todavía depende de sí mismo para salvarse. El Cervecero asumió la responsabilidad del partido y salió con todo a buscar la ventaja.

Y fue punzante durante los primeros 10 minutos, donde generó tres situaciones de gol. Primero, un remate de Ilarregui que pasó muy cerca del travesaño. Enseguida, Leandro González encaró de frente al arco y su tiro esquinado pasó muy cerca del palo derecho del arquero, mientras que luego desaprovechó otra oportunidad al tratar de acomodarse.

Luego de ese inicio furioso, el partido cayó en una meseta para reactivarse en los 15 minutos finales con una buena jugada entre Cadenazzi y Torres que obligó a la rápida reacción de Milton Álvarez. Pero Quilmes pagó cara una ingenuidad: a los 37, Álvarez quiso rechazar ante la presión de Pardo, la pelota le rebotó a éste y salió disparada al medio del área, donde el Bicho Rossi definió cruzado para el 1-0 del Gallo.

El local salió desesperado a buscar la igualdad y la encontró 5 minutos después: Perales le tiró el cuerpo encima a Cadenazzi, Paletta cobró penal y Torres lo cambió por gol a los 42. Antes del final, Ilarregui tuvo el 2-1 pero dudó y fue atorado por un defensor. Leandro González, solo, se lo perdió al inicio del segundo tiempo.

Pero el Cervecero siguió buscando y encontró la ventaja con Cadenazzi, que convirtió en gol el penal que le cometió Méndez. Ilarregui armó un jugadón que Torres no puedo concretar, pero Quilmes controló las acciones hasta el final y, de no ser por la ineficacia a la hora de definir, podría haber liquidado antes la historia.

Incidentes 

Antes del inicio del partido se produjeron disturbios en el cordón de acceso que se firma en Vicente López y Laprida, en las adyacencias del estadio cervecero. Allí, la policía reprimió a un grupo de hinchas con palazos y balas de goma, luego de los cuales se produjeron unas 40 detenciones, en su mayoría, al azar, según argumentaron varios testigos.