Pese a que el presidente de Banfield, Eduardo Spinosa, negó rotundamente la posibilidad de que Darío Cvitanich sea transferido a River para jugar la Copa Libertadores, el delantero se ve seducido por la chance y ya habría mantenido un contacto con Marcelo Gallardo, técnico “millonario”. Las cartas ya están echadas en una gestión en la que River pretende contratarlo por cuatro potenciales partidos, justamente sabiendo que se viene la semifinal ante Lanús.

Por el ex jugador de Boca, club con el que se consagró campeón del Apertura 2011, ya habría una oferta rechazada de 3.500.000 dólares. Sin embargo, este viernes habría una reunión con el representante de Cvitanich para intentar allanar el camino. Su pasado en Boca, donde se coronó campeón bajo la conducción de Falcioni en 2011, parece no incomodar a la dirigencia de River. De hecho, por los pasillos del Monumental se afirma que el jugador es hincha del Millonario.

Números altos

Por los pasillos del Monumental ya se reconoció que hubo charlas con el jugador, a pesar de que ninguna voz de la institución de Núñez lo comunicó oficialmente, más aún sabiendo que en caso de contratarlo deberá pagar una elevada cláusula de rescisión, ya que el contrato del atacante vence en junio de 2018.

Su salida del Taladro le costaría a River 10.000.000 de dólares. No obstante, los dirigentes riverplatenses tienen un as bajo la manga: el pase definitivo de Nicolás Bertolo, quien se encuentra a préstamo en Banfield.

La banda hace ruido

Como contrapartida, desde el entorno del futbolista niegan que exista esa cláusula y afirman que Darío se vio seducido por la chance, aunque sólo cambiará de camiseta siempre y cuando lleguen a un acuerdo ambos clubes sin forzar su salida de manera conflictiva.

Tiene tiempo

Luego de eliminar a Jorge Wilstermann (Bolivia) en los cuartos de final de la Copa Libertadores, River tiene tiempo para contratar un delantero hasta el 22 de octubre, dos días antes del partido de ida de la semifinal con Lanús. Cvitanich, quien lleva 132 goles en 346 partidos oficiales disputados en Primera, tuvo un paso por las divisiones inferiores riverplatenses, pero el club de Núñez lo dejó libre.