El entrenador de la Selección argentina, Jorge Sampaoli, reconoció que en el sorteo de la primera fase de Rusia 2018 no le “gustaría” quedar encuadrado con “equipos que llegan a los momentos decisivos”, como España.

“Miro y me gustaría que no me toquen equipos que en la historia demostraron que están en momentos decisivos de un Mundial, porque harán una zona muy dura. Esperemos que no enfrentemos a selecciones que en los Mundiales han hecho historia”, afirmó en conferencia de prensa.

En ese sentido, Sampaoli indicó que Argentina deberá “ser fuerte mentalmente” durante el mes que dure el Mundial de Rusia, si quiere terminar con una sequía de 24 años sin títulos oficiales a nivel de Selección mayor.

“Vamos a tener que ser fuertes mentalmente, como lo son las selecciones de Alemania y España, por ejemplo, porque son equipos Campeones del Mundo. En Chile me tocó jugar en Brasil 2014 con España y es muy complicado”, afirmó.

Un compañero para Messi

"Para elegir al 9 del Mundial pesará la actualidad y la química con sus compañeros", dijo el entrenador.

Sergio Agüero, figura de Manchester City, es el que más seduce al entrenador santafesino.

Gonzalo Higuaín, estrella de Juventus, volvió a estar en consideración más allá de que hace mucho tiempo que no es convocado.

Dario Benedetto, goleador de Boca Juniors, sigue en carrera.

Por ultimo, Mauro Icardi, estrella de Inter, parece ser el que más terreno perdió a partir de la lesión que lo marginó para jugar contra Rusia y Nigeria.

En la elección del 9 influirá de manera determinante la conexión con Lionel Messi, el as de espada de Sampaoli para ganar la Copa del Mundo.

En búsqueda de un estilo

"Internamente no estaba calmo, tenía mucho miedo de que Argentina no vaya al Mundial. Traté de que lo jugadores me vean seguro y convencido. Lo manifesté de esa forma”, admitió en la previa del amistoso.

"Ahora empezamos a vivir el Mundial, después de sufrir con la clasificación. Tenemos que aprovechar el bienestar del momento”, agregó.

Y siguió: “La importancia de cara al Mundial se va a fijar en el funcionamiento colectivo del equipo. Voy a buscar definir un estilo de juego. En eso voy centrar el trabajo. El juego no tiene que encajar conmigo, sino con los jugadores. Nunca vamos a ser un equipo que espere, pero debemos mejorar en varios aspectos”.

"Lo más importante no es el tiempo si no la comprensión que tengan los jugadores de lo que buscamos relacionado al funcionamiento. A veces los buenos futbolistas no encajan en un estilo más allá de sus capacidades. Tratamos de que los jugadores rindan en la selección como lo hacen en sus clubes”, ahondó.

"El disfrute del día a día siempre lo tuve. Pero es cierto que tengo que aprender que la mochila de la responsabilidad no tiene que impedirme disfrutar. Creo que el eje de la conducción tiene que ver con persuadir y no con mandar", finalizó Sampaoli.