San Lorenzo a Lanús por 2-0, en el Nuevo Gasómetro, y quedó muy cerca de acceder a las semifinales de la Copa Conmebol Libertadores.
 
Nicolás Blandi, primero con una exquisita definición y luego concretando un penal que le habían cometido a él mismo, le dio la victoria al conjunto azulgrana que el próximo jueves buscará llegar a su segunda semifinal en los últimos cuatro años.
 
Lanús no tuvo ni ideas ni actitud para dar vuelta una historia que le fue desfavorable desde los primeros instantes del encuentro.
 
Y si bien la historia no está cerrada, el presente del elenco de Jorge Almirón no invita a soñar con una hazaña dentro de una semana en La Fortaleza.
 
El vencedor de la serie se medirá en la próxima instancia con el ganador del choque entre River y Jorge Wilstermann de Bolivia.
 
A San Lorenzo se le fueron simplificando las acciones a medida que corrían los minutos y terminó cerrando el partido con un resultado ideal para esperar el desquite: un par de goles de ventaja sin recibir ninguno como local.
 
Lanús se pareció poco a aquel equipo que aplastó a su adversario en el primer semestre de 2016 y está muy complicado, tanto por los dos goles de desventaja como por el flojo rendimiento exhibido en la noche del Bajo Flores.
 

Fuente: DyN