San Lorenzo de Almagro hizo lo suficiente y mereció el empate, pero se encontró con un Banfield que supo pegar en el momento justo y tuvo la capacidad para sostener el 1-0 que se llevó del Nuevo Gasómetro.

Por la octava fecha de la Superliga Argentina de Fútbol, San Lorenzo dominó el encuentro durante la mayor parte del partido, pero pagó un precio muy caro a raíz de la mala tarde que tuvo Nicolás Blandi.

El 9 del Ciclón desperdició las dos mejores chances de su equipo durante la primera etapa. A los 13 minutos, totalmente solo frente al arco, estrelló la pelota contra el travesaño y, a las 22, cuando intentó picar un penal, por mano de Eric Remedi, que contuvo el arquero Facundo Altamirano con ayuda del travesaño.

Banfield, como todo equipo dirigido por Julio César Falcioni, fue muy práctico. Entre medio de las dos chances desperdiciadas por Blandi, consiguió su gol, a través de un violento zurdazo de Pablo Mouche, y después supo defender la ventaja. Es cierto también que Banfield contó con la poca claridad que tuvo San Lorenzo cuando en el segundo tiempo se lanzó sobre el campo del adversario, ya que generalmente utilizó los centros como mayor vía de llegada.

El esfuerzo de San Lorenzo se extendió hasta el final, algo que quedó reflejado por el cabezazo de Matías Caruzzo que se fue pegado al poste derecho del arco de Altamirano.

Fuente: DyN