Por Mariano Atanasoff
@matanasoff

Desde que Argentina levantó la Ensaladera de Plata el año pasado por primera vez en su historia, las renuncias a representar al país en la Copa Davis fueron llegando una tras otra por diferentes motivos. El tandilense Juan Martín del Potro siente que ya cumplió y confirmó que no volverá a jugar bajo la bandera nacional. El correntino Leonardo Mayer se bajó de la serie antes de descender y "le dio sus motivos" al capitán Daniel Orsanic (quien todavía no se sabe si continuará en el cargo ya que a fin de mes se le vence el actual contrato con la Asociación Argentina de Tenis). El chascomusense Carlos Berlocq y el marplatense Horacio Zeballos (quienes habitualmente son recambio para los encuentros de dobles), en tanto, son otros dos tenistas que no quisieron participar en el Repechaje, al tiempo que es una incógnita saber qué será del futuro del azuleño Federico Delbonis, ausente en las dos series disputadas este año, una por cansancio y otra por lesión. Con este panorama, Diego Schwartzman aparece como la mejor raqueta nacional al ubicarse en el puesto 26 del ránking de la ATP. El Peque dialogó en exclusiva con diario Crónica y afirmó que siempre estará disponible para las series venideras.

-¿Cómo viviste el descenso en la Copa Davis?
-No competimos de la mejor forma. Por eso es que perdimos las series contra Italia y contra Kazajistán. Es una pena. Argentina se merece mucho más que estar en la segunda división de la Copa Davis, pero el año que viene tenemos la chance de dejar a Argentina donde se merece, que es la elite del tenis mundial, y ojalá que lo podamos hacer cuanto antes.

-¿Vas a ser parte del equipo?
-Siempre que pueda y que esté sano, voy a estar representando a mi país en la Copa Davis.

-¿Qué signifi ca tener el Olimpia en tus manos?
-Es una sorpresa, no me imaginaba tanto. Es muy lindo estar en el evento con otros deportistas y compartir los Premios Olimpia. Es una “frutilla al postre” del gran año que tuve. Espero poder poner rápido el chip para el 2018 que ya dentro de poco tengo que volver a competir (su primer torneo del año próximo será el ATP 250 de Sydney, Australia, del 7 al 13 de enero, que sirve como previa para el Australian Open, primer Grand Slam de la temporada).

-¿Cómo se cambia el chip?
-No es fácil, pero lo tengo que hacer. Hace casi dos meses que estoy en casa, con un montón de compromisos que son nuevos para mí y tengo que cambiar cuanto antes para comenzar el circuito.

-¿Con qué expectativas estás para 2018?
-Tengo que volver a enfocarme, a concentrarme. Espero que empiece rápido el año. Estoy con muchas ganas, disfrutando y ojalá que pueda estar sano todo el año.

-¿Cuál es el objetivo de la temporada?
-Seguir mejorando y llegar a cada torneo al ciento por ciento. Sé que si puedo jugar la mayor cantidad de torneos posibles con mi mejor tenis voy a ganar muchos partidos y voy a seguir subiendo en el ránking.