Asistir a un partido consumiendo drogas como marihuana, cocaína o heroína será posible en el Mundial de Rusia 2018 si el espectador cuenta con un certificado médico.

Esta autorización, nace de una ley en vigor desvelada en febrero por el diario ruso Izvestia, vuelve a estar de actualidad. Para estar dentro de la legalidad, el consumidor deberá poseer un certificado médico traducido y certificado en ruso.

Esta ley, que vio la luz en 2014, reagrupa a cinco países de la antigua URSS, entre ellos Rusia, para establecer leyes sobre diferentes temas.

En total 383 productos son autorizados por la UEEA, pero la FIFA prohíbe estrictamente fumar en los estadios. 

Esta ley puede hacer sonreír pero preocupa mucho al comité de organización de la Copa del Mundo, que precisó que el personal de  seguridad realizará un control a la entrada de los estadios para asegurar que ninguna sustancia ilícita es introducida, a excepción de las recetadas por un médico.

Más allá de esta situación, tomar una bebida alcohólica fuera de los estadios podría suponer también un problema. 

El gobierno ruso anunció que en Moscú las “bebidas alcohólicas y refrescantes” vendidas en envases de cristal estarán prohibidos alrededor de los estadios y en las fan zones. Esta regla podría extenderse a las otras diez ciudades que  albergarán partidos.