El entrenador Ricardo Gareca admitió haber sentido "una profunda emoción al lograr la clasificación de Perú"luego del triunfo en el repechaje ante Nueva Zelanda por 2-0, y también confirmó que renovará su contrato y dirigirá al seleccionado sudamericano en el Mundial de Rusia 2018.

"Sentí una profunda emoción al lograr la clasificación; fue algo increíble", remarcó el argentino, de 59 años, a cargo del seleccionado peruano desde marzo de 2015.


El técnico confirmó anoche en conferencia de prensa que renovará su vínculo contractual con la Federación Peruana de Fútbol. porque tiene una cláusula de extensión automática,  y que dirigirá al seleccionado en el Mundial de Rusia 2018.

El Tigre, nacido en la localidad bonaerense de Tapiales, agradeció el apoyo del pueblo peruano y dijo que, ante eso, en la selección "había una especie de sensación de no poder fallar, de no poder defraudar tanto cariño, tanto respaldo", según el diario El Comercio.


"Todo esto es algo realmente increíble, tuvimos al frente a un rival muy difícil, pero creo, a mi entender, que trabajamos bien los dos partidos", agregó Gareca, quien en Perú también dirigió a Universitario de Deportes, y se consagró campeón del Torneo Apertura 2008.

El técnico agregó que  le parecía "que es justo el triunfo" obtenido  por Perú y  dedicó unas palabras de elogio al capitán y goleador de Perú, Paolo Guerrero, quien fue suspendido por la FIFA por un presunto dopaje, así como a todos los jugadores que participaron en el proceso clasificatorio.

De verdugo a héroe

Gareca pasó de ser el verdugo que privó a la selección de Perú de clasificar al Mundial de México 1986 (marcó el gol de la Eliminatoria en cancha de River) a ser el héroe que la llevó al de Rusia 2018, poniendo fin a un período, iniciado por él mismo, de 36 años sin presencia peruana en las Copas del Mundo.

Aquel gol de 1985,  jugando para el seleccionado argentino de Carlos Bilardo, hizo derramar lágrimas de impotencia entre los peruanos, al ser el autor el 2-2 entre Argentina y Perú, lo que dio a la Albiceleste la plaza para disputar la Copa del Mundo que acabaría levantando Diego Armando Maradona.

Gareca fue también entrenador de San Martín de Tucumán, Talleres de Córdoba, Independiente, Colón de Santa Fe, Quilmes, Argentinos, Vélez; América de Cali e Independiente Santa Fe, de Colombia;  y Palmeiras de Brasil.

Como jugador, fue delantero de los equipos de Sarmiento de Junín, Boca, River, Vélez, Independiente (campeón Clausura 1994); y América de Cali (campeón 1985 y 1986).

Fuente: Télam