El astro Lionel Messi fue acusado de presionar al árbitro del clásico español, Alejandro Hernández, durante el entretiempo del partido que finalizó en empate 2-2 en el estadio Camp Nou.

El primero en apuntarle a Messi fue el capitán de Real Madrid, el defensor Sergio Ramos, quien en la rueda de prensa posterior al partido denunció la “apretada” de Messi al árbitro.

"Hubo un poco de alboroto ahí. Le metieron un poco de presión, pero para eso está el árbitro. Si tiene que apuntar algo que lo diga él. Vimos que le insistieron en cosas y que le dijeron de todo. Eso no es fútbol, así que nosotros tenemos que darle más importancia a lo que pasa dentro del campo y no fuera", manifestó Ramos.

A partir de esta declaración, los medios deportivos de la capital española afirmaron que el rosarino se cruzó en el túnel con el árbitro durante el entretiempo y le dedicó fuertes palabras.

En contrapartida, los portales de Barcelona salieron en defensa del crack negando esa versión y criticando la postura de Sergio Ramos.

"Campaña blanca contra Messi”, tituló Mundo Deportivo, mientras que en otra nota el mismo diario le apuntó al capitán del “merengue”.

" Sergio Ramos acusó a Messi de lo que suele hacer él”, publicó el portal catalán que recuerda que el defensor “es el jugador más expulsado de la historia de la Liga y ha sido protagonista de un serial de incidentes en el túnel de vestuarios”.

En la misma tónica se pronunció el portal catalán Sport con la nota “En Madrid disparan contra Messi”.
En el plano futbolístico, Messi marcó su 26 gol contra Real Madrid y se mantiene como máximo goleador del clásico español y de la liga española con 33 gritos.