El presidente de la Federación Palestina de Fútbol, Jibril Rajoub, analizó este miércoles la suspensión del amistoso que tenía programado la Selección Nacional en Jerusalén: “Lo que pasó es una tarjeta roja del resto del mundo a los israelíes para que comprendan que sólo tienen derecho a organizar o a jugar al fútbol dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente”.

Rajoub le había pedido el domingo a Lionel Messi que no jugara y pidió a los palestinos que “quemaran” su camiseta si fuera necesario. Por esta tensión que generó el partido, el martes la embajada de Israel en Buenos Aires, anunció la “suspensión” del mismo alegando "amenazas . provocaciones” contra el astro de Barcelona.