Partidos son partidos, pero jugar ante River y en una final no es cualquier cosa... Y Carlos Tevez se refirió al choque que ambos conjuntos tendrán por la Supercopa Argentina, y dijo sin dudar que “es una final y contra el clásico rival. La Supercopa no la podemos perder por nada del mundo. En ese momento, no importará la Libertadores, no importará nada. Después se verá si sirvió, pero es una final. Las finales, para mí, se ganan”.

De todas maneras, más allá de las ganas del jugador por el choque próximo con River por una copa oficial, Tevez afirmó que hoy piensa en “el partido del sábado 27 de este mes ante Colón en La Bombonera”. “Mi cabeza está en el 27, en llegar muy bien a ese sábado en La Bombonera, porque será mi debut oficial. Estos partidos del verano me van a venir bien para aflojarme. Pero quiero volver a la cancha de Boca, sentir esa sensación hermosa. Pienso más en ese día que en el superclásico del domingo 21”, aseguró Tevez.

Me siento bien. Estoy tranquilo. Estaba convencido de que volvía. Por eso, cuando firmé el contrato en China, puse la cláusula de Boca. Siempre tuve el instinto. Me fui sabiendo que iba a volver”, reiteró. “Nos estamos preparando para pelear todo lo que tenemos por delante: la Libertadores, el campeonato, la Supercopa. El equipo está muy bien”, agregó.

Tevez, quien firmó con Boca por dos años, profundizó sobre la Copa. “La Libertadores da una presión extra y la tenemos que asumir. Nos armamos bien, venimos con una base sólida, la responsabilidad es cada vez mas grande”, puntualizó. “Creo que Barros Schelotto buscará que juegue donde le sea más útil al equipo, donde me sienta más cómodo, en eso estamos trabajando”, explicó, y agregó: “Guillermo quiere que tengamos el mismo carácter tanto para defender como para atacar . Estos partidos están buenos para probar y ver en qué momento estamos”, sentenció.

Sobre su paso anterior, donde fue objeto de demasiadas críticas, algunas un poco despiadadas,  afirmó que “no me pesa lo de Ham (por la lesión del jugador de Argentinos). Fui a verlo, lo saludé, lo acompañé, es el fútbol. Yo puedo acostarme y apoyar la cabeza tranquilo, que no fue de mala leche . Me puede pasar a mí mañana o pasado, te puede pasar. Me tocó hacerlo....”

Luego recordó que “ con la Libertadores ante Santos y la Copa del Mundo con el Milan... Lloraba de alegría. Era el sueño. Esa sensación después de ganar no la sentís más, ni con la Champions. Porque fue Boca. Esa sensación de llorar de alegría no la tenés, ni cuando nacieron mis hijas”.

En tanto, sostuvo que “estoy sorprendido con el nivel de Magallán, agarró mucha confianza y está muy bien. A Boca lo veo mucho mejor al que cuando llegué, hoy está consolidado de lo grupal, hoy se habla de lo que pasa dentro de la cancha y no afuera. Se lo ganó este plantel con resultados y uno se siente cómodo y feliz, y eso es importante”.