Carlos Tevez, ídolo y referente de Boca, subrayó que confiaba en "la dignidad de los jugadores del Palmeiras", que el miércoles por la noche superó a Junior de Barranquilla por 3-1 y eso permitió la clasificación Xeneize a los octavos de final de la Copa Libertadores luego de haber goleado a Alianza Lima de Perú por 5-0.

"Nunca dudé de la dignidad de los jugadores del Palmeiras, ni de su lealtad, ningún jugador sale a perder. Me preocupaba más lo que teníamos que hacer nosotros, no debíamos relajarnos", comentó el Apache luego de la goleada en La Bombonera y el pase a los octavos de final de la Libertadores, trofeo que Boca conquistó en seis ocasiones.

La última fecha del Grupo H fue apasionante, porque Boca debía ganarle al eliminado Alianza Lima y, además, necesitaba que Junior no le ganara a Palmeiras en San Pablo.

"Jugamos bien todos. Se notó desde e. primer minuto, me sentí muy cómodo en la cancha, hace tiempo que no sucedía. El partido fue raro porque nosotros teníamos la pelota, tocábamos para los costados y la gente iba gritando los goles del Palmeiras", recordó Tevez, en alusión al griterío de los hinchas con cada gol que anotaban los paulistas.

El delantero, de 34 años, analizó finalmente el semestre de Boca, que se consagró bicampeón del fútbol argentino y logró el objetivo de avanzar a los octavos de final de la Libertadores.

" Boca sufrió con las lesiones de jugadores importantes (en alusión a Fernando Gago y Darío Benedetto) y eso complicó el funcionamiento. Lo bueno es que el equipo pudo sacar adelante esa situación y con mi regreso, más las llegadas de Wanchope (Ramón Ábila) y otros jugadores como (Emanuel) Reynoso el equipo se armó de vuelta", concluyó Tevez.


Un día de descanso

El equipo dirigido por otro ídolo del club, Guillermo Barros Schelotto, gozará de una jornada libre y retomará los entrenamientos el viernes a las 10.30 en el predio de Casa Amarilla, para preparar el próximo compromiso, que será ante Talleres el sábado desde las 20 en el estadio Mario Alberto Kempes, de Córdoba.

Luego de ese partido, Boca jugará otro amistoso, el miércoles 23 en San Luis ante un combinado de esa provincia y a partir del jueves 24 de mayo el plantel será licenciado.

Boca retomará los entrenamientos en Casa Amarilla el 2 de julio y seis días después, el 8, viajará a Sarasota, en los Estados Unidos, para realizar la pretemporada hasta el 28 de ese mes.

Fuente: Télam