Pese a que los Citizens jugaron con muchos titulares, se vieron sus posibilidades se vieron hipotecadas por la expulsión con roja directa del lateral Fabian Delph en el cierre del primer tiempo. El local supo aprovechar el hombre de más en el segundo tiempo y logró la clasificación histórica gracias al tantyo del norilandés Will Griggs

Líder destacado de la Premier League, finalista de la FA Cup y prácticamente cuartofinalista de la Liga de Campeones (derrotó por 4-0 al Basilea en la ida de octavos), el Manchester  City era uno de los equipos europeos que aspiraba aún a ganar todos los títulos esta temporada. 

Un partido emocionante

La primera parte fue un monólogo "Citizen", con un 80% de posesión y muchas más ocasiones de gol que el rival, pero Sergio Agüero, Bernardo Silva, Leroy Sané, Kevin de Bruyne o David Silva no se mostraron efectivos frente al arco rival. 

En la segunda mitad, el Wigan aprovechó un error de Kyle Walker para marcar por medio de Will Griggs, que fue protagonista de la última Eurocopa por el apoyo de sus aficionados y la canción que le dedicaron... pese a que no jugó un solo minuto del torneo continental. 

Tras ese tanto, el City se volcó en búsqueda del empate, pero los delantero de Guardiola demostraron que no estaban en un buen día y terminaron derrotados. Otros "grandes" que se quedaron afuera de este torneo: Liverpool y Arsenal, mientras que Tottenham deberá jugar un "replay" contra el Rochdale, colista de la tercera división.