Uruguay clasificó en segundo lugar de la eliminatoria sudamericana a Rusia-2018 al golear 4-2 a Bolivia en Montevideo, y consiguió pasaje directo por primera vez desde 1990.

En una verdadera fiesta para los hinchas celestes, en un partido en el que los charrúas se anotaron dos goles en contra, los de Oscar Tabárez consiguieron lo que no lograron en 2002, 2010 y 2014: llegar sin repechaje a una Copa del Mundo. 

Martín Cáceres, Edinson Cavani y Luis Suárez, goleador histórico junto al argentino Lionel Messi de las eliminatorias, por dos veces, anotaron para Uruguay. Gastón Silva y el capitán Diego Godín fueron responsables de los dos tantos en contra que marcaron la diferencia para Bolivia, que llegó al cotejo eliminada. 

Uruguay arrancó ofendiendo y a los tres minutos vino el primer disparo franco al arco en los pies de Suárez, que forzó una serie de tiros de esquina con Bolivia metida en su arco. 

El mítico estadio Centenario, donde se jugó el primer Mundial en 1930, teñido de celeste, se hacía sentir. Edinson Cavani buscó un rebote pero no llegó a los 4. Bolivia trataba de salir de su mitad de cancha infructuosamente. La presión de un equipo uruguayo que quería sellar su pasaje a Rusia de forma definitiva lo impedía. En mitad de cancha, Matías Vecino, Rodrigo Bentancur y más retrasado Federico Valverde, mostraban las caras jóvenes del Uruguay de Tabárez, el técnico con más partidos al frente de una selección nacional en la historia del fútbol. 

Uruguay se iba arriba con todo y avisaba. Suárez y Cavani, Cavani y Suárez. Uno y otro disparando al arco mostrando la superioridad del juego de los celestes ante una Bolivia que no se rendía. Y al promediar el primer tiempo y cuando nadie lo esperaba, los visitantes abrieron el marcador, en un error de la defensa uruguaya que se convirtió en gol en contra al intentar despejar Silva una pelota que disparó el capitán Godín. 

Uruguay era más en la cancha pero menos en el marcador. Llovían los balones sobre el arco boliviano sin que Uruguay consiguiera empatar, hasta que a los 39, en una buena jugada colectiva, el balón encontró a Martín Cáceres, que desvió un disparo fuerte y rasante de Gastón Silva para mandarla alto a la red, dejando sin nada que hacer a Lampe. Era el empate y Uruguay volvía a soñar con una victoria ante su gente y el pasaporte sellado hacia Rusia-2018. 

Los celestes ahogaban a Bolivia y, menos de dos minutos después, una impecable jugada, con una subida hasta el fondo otra vez de Silva que tuvo el infortunio del gol en contra, la levantó para Cavani que entró solo y cabeceó fuerte abajo para dar vuelta el resultado. Era el 2-1 y Uruguay quería más, y otra vez comenzó la lluvia de balones sobre el arco boliviano hasta terminada la primera mitad.

En el segundo tiempo Uruguay salió decidido a finiquitar el partido. Ya a los cuatro minutos, un tiro libre de Giorgian de Arrascaeta anunciaba que podían venir más goles de los celestes.  Bolivia le devolvía la gentileza con un disparo de Marcelo Martins a los 52, que fue controlado por Fernando Muslera. La fiesta se hacía sentir en el Centenario para el primer pasaje directo de Uruguay a un Mundial desde Italia-90. Y a los 60 minutos, Suárez llegó solo habilitado y definió el resultado del partido al anotar el tercero de Uruguay, tocando suave de derecha por debajo del meta boliviano. 

Suárez consolidaba su posición de goleador histórico de las eliminatorias con su gol número 48 con la selección celeste. Pero quería más y a los 75 anotó el cuarto de Uruguay tras un pase de Cristian Rodríguez, que le permitió dejar atrás a la defensa boliviana para definir de primera, sin siquiera mirar al arco. Era goleada de Uruguay ante Bolivia. Pero a los 79 llegó otro gol en contra, de Diego Godín, que quiso despejar y terminó mandándola al ángulo de su propio arco. Poco importaba. El Centenario era todo festejo. Uruguay ya estaba en Rusia-2018. 

Fuente: AFP