Lucas Pratto, flamante jugador de River, aseguró este lunes que su decisión de volver al fútbol argentino la tomó para estar cerca de “la familia” y rechazó las acusaciones de “mercenario” por su salida de San Pablo de Brasil.

"No tuve una figura paterna. Y para mí lo más importante es mi familia. Mi hija me necesita y tengo que estar cerca de ella”, aseguró Pratto en una conferencia de prensa que brindó en Brasil.

"Si no había acuerdo entre San Pablo y River no iba a enojarme. Tuve ofertas de otros clubes de Brasil y las rechacé. No soy un mercenario”, agregó.

"Mi salida no obedece a razones económicas ni deportivas. Le agradezco a San Pablo y sus hinchas. Pero vuelvo a Argentina por mi hija”, reiteró.

Pratto además aclaró que no decidió regresar al fútbol argentino para tener más chances de jugar el Mundial Rusia 2018.

"Es mentira todo lo que se dijo. No necesito jugar en mi país para ir al Mundial. Si hiciera 15 goles en San Pablo o River sería lo mismo”, justificó.

Pratto, por quien River pagó cerca de 11 millones de dólares, viaja esta noche a Buenos Aires para someterse a la revisión médica y firmar este martes un contrato por cuatro años.

Finalmente el ex Boca, Tigre y Vélez, entre otros, aclaró que San Pablo tiene la prioridad de contratarlo en caso de que vuelva al fútbol brasileño.

"Si vuelvo a Brasil, San Pablo tendrá la prioridad para incorporarme. No lo digo por decir, sino que figura esa cláusula en el contrato”, finalizó Pratto.

Otro que viaja a Buenos Aires para sellar su pase a River es el arquero Franco Armani y junto a Pratto el próximo miércoles viajarán a la ciudad estadounidense de Miami para sumarse a la pretemporada del plantel dirigido por Marcelo Gallardo.

Armani, proveniente de Atlético Nacional de Colombia, donde fue despedido como un ídolo, está por arribar al país.

Además siguen las negociaciones entre los dirigentes de River y Tigres de México para definir la llegada a préstamo del enganche Lucas Zelarayán, quien tendrá una opción de compra por el cincuenta por ciento de su pase.

Y otro de los jugadores por los que negocia la dirigencia “millonaria”Silvio Romero, quien ayer fue suplente en América de México.

El que parece que no llegará es el mediocampista Damián Musto, en la víspera titular en Xolos de Tijuana, por quien pesa un supuesto doping positivo.

River, que este lunes cumplió su tercer entrenamiento en Miami, este año afrontará cuatro competencias: la Superliga, la Copa Libertadores, la Supercopa Argentina y la Copa Argentina.
El equipo de Gallardo está 17mo. en el torneo local con 15 puntos, a 15 del líder Boca, a quien enfrentará el 14 de marzo por la Supercopa Argentina.

River el domingo 29 de enero a las 21.30 visitará a Huracán, por la 13ra. fecha de la Superliga Argentina.

Mientras que en la Libertadores debutará el 28 de febrero frente a Flamengo, en Brasil, por el Grupo 8, que incluye a Emelec de Ecuador y aún resta definir al cuarto integrante.