La China Suárez aceptó ir al piso de "Cortá por Lozano" debido a que su intima amiga Paula Chaves reemplazó a Verónica Lozano

Durante la entrevista, la actriz habló de posibilidades de casamiento con Benjamín Vicuña: "Benja me pidió matrimonio pero nunca más me habló del tema", y agregó: "Tengo ganas de casarme".

Luego, habló de cómo vive la maternidad con su segunda hija y acotó un pícaro chiste: "Magnolia duerme prendida a una teta".

 ¿Y Benja?", preguntó Paula y la china contestó entre risas: "¡En la otra! No, mentira. Duerme al costadito".

"Benja es un amor. Le tengo paciencia en muchas cosas. Nos llevamos muy bien, él es tranquilo", contó.

Sobre cómo es la convivencia con el chileno, aseguró: "Es difícil, hay que conciliar bastante pero Benja me lo esta enseñando de a poco".

En cuanto a la postura de no mostrar a sus hijas en las redes sociales, manifestó: "Tengo sentimientos encontrados con ese tema. A veces tengo ganas de mostrarlas porque las amo pero a la vez pienso que cuando sean grandes me lo pueden recriminar".
En cuanto a la personalidad de la hija que tuvo con Nicolás Cabré, reveló: "A Rufina le gusta mucho las cámaras. Es muy cholula". 
Por último, habló de su mala experiencia cuando comenzó a trabajar en la televisión y asistía a clases: "Cuando me cambié de colegio, por un tema de horarios, la pasé muy mal. Me maltratan mucho. Me dejaban cartas amenazándome. Trataba de no contarle a mis padres pero un día llegué llorando y necesitaba que hagan algo. Ahora se habla más del bullying pero en ese momento no era muy conocido y estaba instalado que sea así".