Marcelo Tinelli causó revuelo en las últimas semanas al viajar en avión privado a Esquel para pasar allá la cuarentena. Inmediatamente ciudadanos y colegas lo criticaron por no respetar el aislamiento social que hasta ese entonces estaba estipulado. 

El conductor se excusó diciendo que tiene casa en esa ciudad y que había hablado con el gobernador: "Hace veintidós años que tengo casa acá y vine a hacer la cuarentena con mi familia. Tengo domicilio en esta ciudad desde el año 1998. Con el gobernador (por Mariano Arcioni) entendimos que no había ningún problema para venir. Sentía que con mi familia estaba bueno estar acá, sobre todo con chicos adolescentes. Así como hay gente que se va al country de Buenos Aires o a su casa para pasar este aislamiento que está dictando el gobierno nacional, nosotros lo podíamos pasar acá en Esquel en nuestra casa. Nos vamos a quedar los días que sean necesarios". 

Debido a los cuestionamientos que recibió, en las últimas horas Marcelo decidió hacer una generosa donación de 2 mil dólares a la Asociación Cooperadora del Hospital Zonal Esquel en nombre de su productora "LaFlia".

Tinelli permanece en Esquel junto a su pareja, Guillermina Valdés, dos hijos de ella, su hijo en común Lolo y Candelaria Tinelli y su nuevo novio, el futbolista Federico Giuliani.