A dos meses de anunciar su separación, Mónica Farro confirmó que decidió anular su divorcio con Leandro Herrera. La vedette aseguró que tomaron la decisión en forma apresurada y luego se arrepintieron.

La artista uruguaya y el personal trainer se casaron en 2019, y luego de afrontar fuertes crisis y discusiones comenzaron los trámites para oficializar su separación. Sin embargo, este lunes Farro reveló en "Intrusos" que dio marcha atrás y optó junto a su pareja por darse una segunda oportunidad y continuar con su matrimonio.

"Estuvimos separados un mes y medio. Tuvimos varias crisis porque somos muy calentones los dos y nos peleamos. Hemos tenido varias separaciones de días de que lo echo de casa. Son boludeces pero llevan a que pasen días y días sin hablarnos y maltratarnos verbalmente y hay un límite", recordó sobre cómo llegó la ruptura a mediados de abril.

Y continuó: "Llamé a mi abogado y le pedí el divorcio. La cuarentena también nos perjudicó. Cuando nos casamos cambió todo. Nos conocemos hace seis años, estamos en pareja hace cuatro años y dos de casados".

Mónica Farro y Leandro Herrera están en pareja desde hace cuatro años
Mónica Farro y Leandro Herrera están en pareja desde hace cuatro años.

Pero después sorprendió al revelar que en la última semana se juntaron a charlar y llegaron al acuerdo de cancelar el trámite de divorcio. "Él llamó al abogado y canceló el divorcio así que no nos vamos a divorciar. Seguimos casados, pero él se va a mudar a otra casa", contó.

"La verdad es que no queremos perdernos, pero vamos a probar así. Somos un matrimonio viviendo en casas separadas. Va a hacer un momento, quién sabe cuánto. Vamos a reencontrarnos desde un lugar más lindo y sano", expresó.

Incluso reconoció que la decisión de divorciarse y de echar a Herrera de la casa fue "en caliente". "Los impulsos y las cosas... vamos a ver si hacemos terapia de pareja. Yo confío en él, no hubo terceros", contó.