Silvio Soldán reapareció en la televisión junto a su hijo Christian, fruto de su ex relación con Silvia Süller. El joven, que mantenía un perfil bajo, decidió acompañar a su padre a "¿Quién quiere ser millonario?" y le dio buena suerte en el juego. 

Tras responder bien varias preguntas, llegó una muy complicada para ellos, la cual si acertaban ganaban $750.000. “Según National Geographic, ¿hasta cuántos litros de agua de una sola vez es capaz de beber un camello?”, le preguntó Santiago Del Moro.

Sin embargo, los participantes no estuvieron seguros de ninguna respuesta y prefirieron retirarse con el pozo asegurado de $500.000.

En medio de la felicidad, Silvio aseguró que lo recaudado será para su hijo, mientras que Christian se mostró muy sorprendido y agradecido con su papá. Además, comentó que probablemente invierta ese dinero en su negocio.

El joven tiene 29 años y es Licenciado en Administración de Empresas. Además maneja un negocio de cerveza artesanal junto a un socio. 

Por otro lado, Del Moro quiso saber cómo es el vínculo entre ellos ya que Soldán llevó una vida a pura fama cuando él era muy pequeño. En ese momento, Christian respondió que "fue normal" y que no tiene nada que reprocharle. 

Luego, expresó: “Gracias por todo, la verdad es que siempre estuvimos juntos. En mi memoria, los recuerdos son siempre positivos, siempre buenos”. 

Y, por su parte, Silvio aseguró orgulloso: “Él es un chico muy inteligente, buena persona, noble, cariñoso y tiene muchos atributos a favor”.