Tiempo de descanso y nada de presiones. En un receso de su exitosa gira "24K Magic World Tour", Bruno Mars se tomó unos días para disfrutar de la playa en México junto a su novia, Jessica Caban, y amigos.

El también compositor y productor se destaca en sus shows por su atlético aspecto y su agilidad en el baile. Pero en sus vacaciones se relajó en todo sentido y también le dio vía libre a los ejercicios.

La estrella pop fue capturado por los paparazzis en un balneario de Punta Mira y se lo vio en traje de baño muy orgulloso de su pancita al aire.

Pero la "buena vida" dura poco y Bruno Mars volverá a los escenarios el próximo 7 de septiembre en Denver, Estados Unidos. ¿Llegará en buen estado?