Hace ya algunos años, Brad Pitt confesó que lucha contra una extraña enfermedad que, en más de una oportunidad, lo hizo quedar como "soberbio", "maleducado" y "desatento". 

Se trata de la prosopagnosia, un trastorno cognitivo y una forma específica de agnosia visual caracterizada por la incapacidad para reconocer rostros familiares, incluyendo el propio (auto-reconocimiento), mientras que otros aspectos del procesamiento visual (por ejemplo, discriminación de objetos) y el funcionamiento intelectual (por ejemplo, la toma de decisiones) permanecen intactos.

En declaraciones a la prensa, la estrella de Hollywood había contado respecto de su enfermedad: “Hay tanta gente que me odia porque piensan que les estoy faltando el respeto. Hubo un año en el que dije: ‘Este año, voy a hablar de eso y decirle a la gente: ‘OK, ¿en dónde nos conocimos?’. Pero solo empeoró".

Luego agregó: "La gente estaba más ofendida… La gente te dice: ‘Estás siendo egoísta, estás siendo engreído’. Pero la verdad es que para mí es un misterio".

"No puedo captar una cara y, sin embargo, yo vengo de una formación con un punto de vista de diseño o estética. Me haré unos estudios”, finalizó.