Tras su separación de Luciano Castro, Sabrina Rojas comenzó un nuevo emprendimiento junto a una amiga que está vinculado al ámbito inmobiliario. 

A través de su cuenta de Instagram, la rubia mostró una de las propiedades que vende su empresa y sorprendió a sus seguidores. 

"Se vende esta propiedad en zona de Pilar", escribió. 

La imagen fue confusa y muchos usuarios pensaron que era la propiedad que compartía con su ex pareja. Por eso, la actriz debió aclarar que no es su casa, ni la del actor.

"Aclaro: no es mi casa", comentó. 

Acto seguido, una seguidora le escribió: "Pobres niños, qué mal se van a poner".

Y ella le contestó: "No es mi casa ni nada de familia. Es trabajo. Por favor, responsabilidad con lo que dicen. Gracias". 

Luego, le consultaron qué martillero interviene en la  venta y ella respondió tajante: "Pero por supuesto que interviene un martillero". 

A pesar de su aclaración, las críticas continuaron. Una usuaria fue lapidaria al cuestionarla: "Es una de las propiedades de las que no quiere desprenderse Luciano, según los chimentos, y vos ya la estás vendiendo jaja (qué gente de mier...)". 

Al leer su comentario, Rojas salió furiosa a contestarle: "No es propiedad de Luciano ni de nadie de nuestro entorno. Solo empecé a trabajar en un proyecto nuevo. Por favor, piensen antes de hablar. No confundan, gracias". 

Además, Paula Chaves también se metió en la pelea y le dedicó un fuerte mensaje a la mujer que criticó a su amiga: "Qué densa sos".