Hace poco, Luciana Salazar contó que estaba todo bien con  Martín Redrado, incluso, que el economista mantenía buena relación con su hija Matilda. Sin embargo, poco duró la paz y la modelo volvió a defenestrarlo en sus redes sociales. 

Todo comenzó cuando una usuaria en Twitter le advirtió a Luli que él le seguía poniendo "Me gusta" en sus fotos al mismo tiempo que él mantiene un romance con Lulu Sanguinetti, una empresaria turística. 

Por eso, la rubia enfurecida escribió: "Es muy enfermo (encima separados), por eso no dejo más que vea a mi hija, porque no quiero que ella tenga una imagen así de un hombre que juega con las mujeres y porque me hace brujerías que lo descubrí en su casa el domingo pasado. Es un tipo oscuro".

Sin embargo, Redrado lo negó y ella le respondió lapidaria: "¿Y el vaso congelado con mi nombre y fecha de nacimiento en su freezer?. Eso no se anima a contarlo? Hay testigos".