@AnaliaCab

Sea Dios o alguien de otro planeta, algo nos dice que no estamos pudiendo resolver los grandes problemas terráqueos por nosotros mismos. Y no por falta de capacidad sino de compromiso y voluntad de quienes toman las decisiones. "El hombre que cayó a la tierra", libro de Walter Tevis de 1963, sigue vigente en sus postulados sobre la humanidad, el egoísmo y el amor.

Ahora es Chiwetel Ejiofor quien interpreta al ser del planeta Anthea que llega a la Tierra en un momento crucial de nuestra evolución, y con una misión difícil de comprender incluso para él, pero que puede definir la supervivencia de su especie y también la nuestra. Es que antheanos y terrícolas tiene mucho en común, desde el punto de vista anatómico y social, aunque con una gran diferencia: ellos no conocen las emociones.

A lo largo de sus 10 episodios vemos las dificultades que encuentra este enigmático ser que posee una inteligencia superior pero a quien le cuesta entender a los seres humanos y comunicarse de manera efectiva. Todo, en una alocada carrera contra el tiempo porque Anthea está muriéndose.

Faraday debe trabajar con una científica caída en desgracia y su antecesor antheano.

Para lograr su objetivo, este alien -que se autonombra Faraday- debe hallar a una renombrada científica, Justin Falls (Naomie Harris) tal como lo instruyó uno de los "maestros" de su planeta (Bill Nighy), quien había arribado aquí hace 45 años pero desapareció en extrañas circunstancias.

El conocimiento antheano requiere de recursos humanos para concretar una revolucionaria tecnología que cambiaría la vida de todos para siempre. Por supuesto, con este panorama, los intereses empresarios y gubernamentales (la CIA principalmente) querrán meter la cuchara en el plato, complicando todo.

The Man Who Fell to Earth.

"Hay algunos elementos de la historia y del espectáculo que son más literales que otros, pero siento que hay un cierto sentido de 'migración' en esto de ser un extraño, es una de las ideas más literales en la serie y realmente me parece importante" comentó el actor en diálogo con medios argentinos.

Ejiofor, ganador del Oscar por "12 años de esclavitud", señaló además que "Entre todos tratamos de entender realmente el alma de Faraday y qué pasa cuando entiende a la humanidad, ¿le afecta esa comprensión? ¿Cuál es el punto de tipo de fusión donde él es un poco de ambos?".

"Entre todos tratamos de entender realmente el alma de Faraday y qué pasa cuando entiende a la humanidad, ¿le afecta esa comprensión?"

David Bowie protagonizó el filme de 1976.

Acerca de su predecesor, manifestó: "Me encanta David Bowie, y me encantó la película. Pensé que era increíble, icónico, cada escena y cada plano eran maravillosos. Faraday era un ser emocional e inteligente y Bowie lo comunicó de una manera muy efectiva, había una vulnerabilidad en él, e inteligencia, así capturamos un poco de eso. Creo que hay algunas similitudes entre las películas, pero también son muy diferentes, creo que este programa realmente habla de nuestra época".

La visión humanista de una obra de hace casi 50 años, se mantiene vigente y, quizás, más necesaria que nunca.

A.C