@AnaliaCab

No hace falta que nos avisen que Darren Star está detrás de la agradable y muy "estética" comedia "Desparejado" ("Uncoupled") que Netflix estrenó hace unos días. Vistas fabulosas de Nueva York, música chic, gente vestida a la moda con problemas algo superficiales pero diálogos picantes, efectivos. Los rastros del creador de "Sex and the City" y "Emily in Paris" están por todos lados.

Si bien se puede decir que el hombre repite fórmulas, también hay que admitir que funciona para su objetivo: entrener y pasar un buen rato. Y la gran diferencia la hace su protagonista, Neil Patrick Harris, que le pone todo a esta historia de amores contrariados y crisis de mediana edad en un grupo de amigos gays cuarentones.

Michael es un agente inmobiliario cuya vida ordenada sufre un revés al ser abandonado por su marido luego de 17 años, justo durante la fastuosa fiesta sorpresa de cumpleaños que él le había organizado. A partir de ese momento, y a lo largo de 8 episodios de media hora, el protagonista lidiará con el desconcierto, el dolor por la pérdida y lo peor: volver al mercado de solteros en la vertiginosa actualidad.

El protagonista sufre por el fin de su matrimonio.

Las situaciones son las esperadas pero divierten. Michael ingresa en el mundo Grindr (como Tinder, pero más zarpado) y se siente perdido, apesadumbrado por la liviandad de las relaciones modernas. Mientras intenta espiar la nueva vida de su ex y se acostumbra a estar solo, se apoya en sus amigos que intentan lo obvio: que salga de fiesta y tenga mucho sexo casual.

"Como hombre gay, pensé que era genial tener contenido representativo en una plataforma de streaming como Netflix", dijo el actor a Los Angeles Times. "Pensé que era algo que no necesariamente se había hecho antes, y me sentí honrado de que me pidieran ser parte de eso", dijo el ganador de cinco premios Emmy.

Los amigos de Michael intentarán animarlo.

Harris, que sumó popularidad con su trabajo en la serie "How I Met Your Mother", exhibe aquí su histrionismo. De la casi depresión por estar solo y la búsqueda inútil de "motivos" que expliquen ese abandono, pasa a la euforia de conseguir fácilmente sexo con hombres más jóvenes, y luego se refugia en el alcohol y admite que por dentro se está desmoronando.

Harris, de 49 años, está casado con el actor y chef David Burtka, con quien tiene dos hijos. "Empecé a salir mucho más tarde que la mayoría, y cuando empecé a salir, todo fue bastante bien. No tengo muchas heridas de relaciones", dijo.

"He estado con David durante 18 años, y una vez que empezamos, realmente nunca dejamos de estar juntos" contó, por lo que considera que "en una versión muy extraña y alterada de mi realidad, este fue un papel emocionante porque tocó y trajo emociones que no había sentido, que espero no sentir, pero que tenía que sentir" concluyó.

A.C