La causa que investiga la desaparición de Guadalupe Belén Lucero tuvo este martes la primera jornada de tareas que incluyeron la reconstrucción del día que la nena fue vista por última vez en un barrio de la capital de San Luis.

Un grupo de expertos e integrantes del sistema federal de búsqueda de personas (Sifebu) fueron los encargados de realizar las tareas en busca de reconstruir el escenario de lo ocurrido el 14 de junio del 2021.

La medida fue aprobada luego de una resolución emitida por el fiscal federal, Cristian Rachid, quien consideró que esta “tiene como objetivo contribuir al esclarecimiento del hecho y a la adopción de nuevas diligencias probatorias tendientes a dilucidar aquellos puntos que surjan durante su desarrollo”.

Para ello, un equipo de Gendarmería Nacional junto a integrantes del Sistema Federal de Búsqueda de personas desaparecidas (Sifebu) del Ministerio de Seguridad de la Nación comenzaron este martes los trabajos de peritajes y mediciones en el barrio 544 Viviendas, en la zona sur de esta capital de San Luis, donde desapareció la niña.

 

Las tareas de mediciones comenzaron en la denominada “zona cero”, el lugar donde se vio por última vez a Guadalupe y se extendieron hasta unas cuatro cuadras de ese punto y acompañaron a los expertos personal de la Fiscalía Federal, a cargo de Cristian Rachid.

Las nuevas medidas fueron decididas el 14 de junio último, al cumplirse un año de la desaparición de la pequeña por los fiscales federales de San Luis, Rachid y Leonel Gómez Barbella, y los titulares de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), Alejandra Mángano y Marcelo Colombo, integrantes del equipo fiscal.

Ese día unas 3.000 personas, entre familiares de Guadalupe Belén Lucero y organizaciones sociales, marcharon por el centro puntano, al cumplirse un año de la desaparición de la niña, cuando se encontraba jugando en el barrio 544 Viviendas en San Luis, y reclamaron la renuncia del Ministro de Seguridad local, Luciano Anastasi y de la cúpula policial de la provincia.

 

La investigación, que se tramita desde diciembre pasado en el fuero federal, comenzó a tener las primeras intervenciones a fines de abril, cuando cerca de 100 gendarmes hicieron nuevos rastrillajes en la provincia, en un predio de 60 hectáreas, por pedido del fiscal de la causa, Cristian Rachid, de los cuales no surgieron elementos que puedan dar con el paradero de Guadalupe.

Guadalupe desapareció el 14 de junio de 2021, a las 19:30 horas, cuando jugaba en la puerta de su casa en el barrio 544 Viviendas, en el sur de la ciudad de San Luis, junto a sus primos y primas.

La niña es de tez trigueña y al momento de su desaparición tenía el cabello lacio por debajo de los hombros y un lunar en la mejilla izquierda.

 

Los distintos operativos de búsqueda generaron una gran movilización en San Luis: diferentes fuerzas de seguridad, tanto provinciales como nacionales, comenzaron a intervenir conforme pasaron los días.

Bomberos de la Policía y Prefectura Naval Argentina rastrillaron 18 lagos y perilagos de la provincia, usaron perros, georradares y un vehículo operado a distancia por control remoto que se sumergía.

Se rastrilló un total de 1.500 sectores, se tomaron más de 900 declaraciones y hubo 465 allanamientos en distintas zonas de la ciudad y provincias como Mendoza, Córdoba, Neuquén, Rio Negro, La Pampa y Salta.

 

Además, se secuestraron y peritaron más de 100 celulares y se analizaron más de 150 dispositivos electrónicos portátiles con la intervención de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos, y se revisaron 3.000 horas de filmación de 113 cámaras de la zona, públicas y privadas.

El propio presidente Alberto Fernández, y diferentes ministros del gabinete nacional, recibieron y manifestaron públicamente el apoyo a la familia de Guadalupe.

 

Ver comentarios