Se llevaban de diferencia la víctima y el victimario. Estella Florentín tenía 40 años y su pareja, José Alberto Urtizbiría, 61. Hacía una década que estaban juntos y no había antecedentes de violencia de género.