El volcán indonesio Anak Krakatoa arrojó ayer una columna de ceniza a 500 metros de altura, en su mayor erupción desde que un colapso explosivo en la isla causó un letal tsunami en 2018, sostuvieron los especialistas. Las nubes de ceniza, por su lado, alcanzaron los 15 kilómetros de altura y todos los movimientos alteraron la normal actividad de muchos volcanes diseminados por el mundo. Según los expertos, en las últimas horas la actividad de Krakatoa generó también una serie de movimientos telúricos en lo que se conoce como el "Cinturón" o "Anillo de Fuego del Pacífico", un cordón que integra varios países, incluyendo a, Chile, Perú, Ecuador, Japón y México. De esta forma, la energía liberada por el volcán indonesio amenaza el confinamiento al que están sometidas esas naciones para frenar la pandemia por el coronavirus. Según informó el sitio especializado Volcano Discovery, en las últimas horas entraron en actividad más de 15 volcanes que se encuentran dentro del mencionado anillo.