Ayer, domingo de Pascua, Andrea Bocelli emocionó a millones de personas con un show desde la Catedral de Milán, llamado "Music For Hope". El tenor italiano interpretó cuatro piezas de música sacra y el himno cristiano "Amazing Grace", que es "el símbolo de pasar de una vida disoluta a una vida de gran fe y esperanza" para muchos. También entonó el "Ave María", luego el aria "Sancta María", así como también "Domini Deus" y el "Panis Angelicus", de Santo Tomás de Aquino. "Estoy preocupado, como todas las personas responsables, no tanto por el problema presente del virus, que me parece que pronto va a estar superado, sino porque el futuro presentará grandísimas dificultades que debemos superar con buena voluntad y paciencia", manifestó el músico, hace unos días, desde su casa en Forte dei Marmi, un pueblo costeño en el norte de la Toscana. El despliegue musical se transmitió a través de su canal de YouTube, a las 14, horario de Argentina, y tuvo millones de visualizaciones en vivo.