El Vaticano decidió que los comedores y refugios nocturnos en Italia que dependen de la Iglesia se mantendrán abiertos. Se está comprobando si es posible proporcionar la comida caliente en contenedores para evitar concentrar a la gente en una sola habitación.