Por Gustavo Iacoviello 
@giacovello@cronica.om.ar 

Con 40 grados en verano; con 5 grados en invierno; con una humedad de esas que molestan; con un viento frío que corta la cara... Ellos y ellas están ahí, en la cancha de tenis, que es su lugar en el mundo. Con su canasto, que en la mayoría de los casos es un changuito de supermercado, lleno de pelotitas, que vuelan de un lado al otro por encima de la red. Son los profesores y las profesoras de tenis.

Un trabajo que exige vocación y paciencia y que prácticamente no conoce horarios. No importa si los alumnos son unos "piojitos" que parecieran tener una raqueta más grande que ellos, o si se trata de "veteranos" que se empilchan como si fueran a jugar la final de Roland Garros, pero que la realidad demuestra que están muy lejos de ser el Roger Federer que se creen...

Hacen de psicólogos

"Perfilate", "pegale más adelante", "no le saques la vista a la pelotita", "¿qué pasa con ese revés?", "vamos, mové las piernas...", son varias de las frases más comunes que los profes les dicen a sus alumnos, para corregirlos. Pero esa sonrisa cómplice también se deja de lado cuando tienen que "retar" a alguno que se descarga revoleando la raqueta contra una lona, cuando las cosas no salen como pretende. Sí, esos profes, en más de una ocasión, hacen las veces de psicólogos...

Claro que todo esto que estamos contando y que es habitual en el día a día, hace algo más de dos meses que no ocurre. El domingo 15 de marzo, la gran mayoría de los clubes cerró sus puertas y unos días después comenzó "la cuarentena obligatoria". Y desde ese momento los profesores se quedaron sin poder trabajar y sin tener ingresos, ya que la mayoría depende de las horas de clase (particulares o grupales), de los alumnos a los que entrenan para alta competencia o de un porcentaje del alquiler de canchas (depende el acuerdo que tengan con cada club social, club de tenis o countries, en los que dan clases), o de los torneos que organizan entre los socios y alumnos.

A nivel nacional hay alrededor de 5.000 profesores, unos 2.000 clubes y 12.000 canchas, pero el número de personas que viven de la actividad, sumando cancheros y empleados administrativos, llega a 70.000. Sin dudas, muchas familias que en este momento no la están pasando bien.

"Triste y difícil"

"Es una situación muy difícil, porque estamos con ingreso cero. No hay mucho por hacer y la realidad del profe de tenis hoy es triste y es difícil, porque algunos tienen que llevar adelante una familia. Hay casos específicos con entrenadores que tienen jugadores y hay algo de ingresos, porque trabajamos algo más personalizado y contamos con que los padres puedan hacerlo, porque seguimos con los chicos, especialmente con los de alta competencia", le cuenta a Crónica Nadia Persa, profesora del club Gimnasia y Esgrima de Villa del Parque.

"En mi caso tengo a Tiziana Rossini (número 2 del ránking nacional) y a Tomás Murruni. Tizi venía jugando en el plano internacional y se iba a ir a Italia a fines de marzo para jugar Interclubes. Era un gran desafío a los 15 años. Tomás había empezado el plano internacional jugando Cosat, le había ido muy bien, y sigo trabajando por Zoom la táctica, la técnica, la estrategia, haciendo charlas, trabajando lo psicológico con un profesional", agrega dejando en claro cómo se le "pinchó" gran parte del año desde lo laboral.

Su compañera de club, Lorena Condigiani, coincide y le apunta a lo que se va a venir: "Me preocupa el futuro. La incertidumbre de saber cuándo y de qué manera se va a abrir, si los padres se van a animar a mandar a los chicos a las escuelitas, a la academia... La verdad, venimos de enero y febrero que siempre son meses flojos, y es un año perdido para el rubro", señaló.

Protocolo armado para volver cuanto antes 

Daniel Crivelli, coordinador de tenis de Pilar del Lago Club de Campo, cuenta que “el protocolo está armado como para dar clases particulares, no sabemos cuándo arrancará en Capital y en provincia. En los countries quizás habilitan para juegue sólo la gente que vive allí”. Y con respecto al momento actual no dudó en afirmar que “desde que empezó la cuarentena, clubes y countries cerraron. Pero desde una semana antes ya hubo gente que se bajó de las clases y de los alquileres de cancha, por el miedo que generaba la noticia del coronavirus. Los profesores, desde esa fecha, estamos sin dar clases. Por Zoom se fue diluyendo, porque los alumnos querían jugar... Es más para preparación física con raqueta. Si los clubes siguen cerrados, va a ser complicado que abran para tenis, porque las instalaciones están dentro del club”.

Y en el plano profesional es de destacar lo realizado por Leo Mayer, quien donó horas de clases para que lo recaudado les llegara a los profes que en este momento no tienen ingresos. Osvaldo Valle vive en Wiesbaden, Alemania, pero la cuarentena lo encontró en la Argentina.

Un deporte sin contacto 

Quizás, al hablar de tenis, de inmediato se piense que es un deporte que podría desarrollarse, porque los jugadores están a una distancia más que prudente (el largo de la cancha de es 24 metros), sin contacto físico, a diferencia de lo que podrían ser fútbol, rugby y básquet, por citar algunos casos.

“Por los protocolos que sacó la Asociación Argentina de Tenis, se empezó a jugar en algunas provincias y me parece que se podría jugar tranquilamente, en cualquier lugar, tomando los recaudos necesarios... Hay un montón de cosas que indican que al tenis se puede jugar”, completó Nadia Persa, profesora del club Gimnasia y Esgrima de Villa del Parque.

Ver más productos

"Alberto es un tipo temperamental"

"Alberto es un tipo temperamental"

Tendencias para el fin de semana

Tendencias para el fin de semana

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: secretos y verdades

Evita: secretos y verdades

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Alberto Fernández: lo que nadie contó del presidente

Alberto Fernández: lo que nadie contó del presidente

Los primeros 1000 días de tu hijo

Los primeros 1000 días de tu hijo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Ver más productos