L a ciudad, otra vez un horno. En la misma semana del comienzo de clases, el Servicio Meteorológico Nacional emitió un alerta naranja para la Capital Federal y parte del conurbano bonaerense con máximas de 33°.

Finalmente, ocurrió lo esperado. El sol brilló y ardió desde la mañana, tal como habían adelantado desde el organismo. Asimismo, para hoy y para mañana se especula que continúen los 33°. Cabe destacar que la ola de calor se determina cuando durante al menos tres días las temperaturas máximas y mínimas se igualan o superan. A partir del lunes, en cambio, comenzaría de disminuir levemente y el termómetro marcaría 28°.

Luego de finalizar la temporada de colonias, miles de padres han tenido que improvisar con ventiladores y aires acondicionados para resguardar a sus hijos del calor. En tanto que los vendedores ambulantes, quienes salieron a las calles a comercializar aguas minerales y bebidas a base de sales, lograron ventas récord.

El parte, además de puntualizar en Capital Federal, es extensivo a las localidades de Tres Arroyos, Pigüé y Bahía Blanca. En tanto, se mantiene el alerta amarilla para La Plata, Ezeiza y Coronel Suárez. En ese sentido, se destacó que sobre el este de la provincia, incluida la ciudad, el calor podría llegar a atenuarse por el efecto del viento proveniente de ese mismo sector y los fenómenos de la brisa.

Lo que hay que saber

Ante las altas temperaturas los grupos más propensos a verse afectados, y con los que hay que extremar los cuidados, son los menores de un año y los mayores de 65. Algunos de los síntomas más comunes del golpe de calor son la sensación de agitación y agotamiento.

El organismo reiteró sus recomendaciones de salir bien temprano o cuando cae el sol; hidratarse y no esperar a tener sed; vestirse con ropa liviana, clara, amplia y cómoda; permanecer en ambientes con ventilación, bajo techo o aprovechar los parques; evitar comidas calientes, salsas y picantes; y consumir frutas y ensaladas y carnes cocidas.