D esde que comenzó la pandemia, cerca de 12.000 restaurantes y hoteles cerraron en todo el país, y la actividad registra la crisis más grave de los últimos 40 años, de acuerdo con un informe difundido ayer. La actividad del sector se hundió a niveles comparables a los de 1980, alertó la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra).

"Nuestra realidad hoy es peor que el escenario más pesimista que proyectábamos. Ya desaparecieron 11.800 empresas, 3.800 más que en 2020, año en que cerraron sus puertas 8.000 establecimientos. En nuestro sector se perdieron 175.000 puestos de trabajo. Pero, además, con las nuevas restricciones que impiden el trabajo en la mayoría de nuestras pymes, la situación -que ya es crítica- empeorará aún más. No hay empresa que resista sin posibilidades de trabajar", advirtió la presidenta de Fehgra, Graciela Fresno.

La dirigente agradeció el apoyo del gobierno nacional a través del Repro II y una línea de crédito específica para ese sector, pero aseguró que "nuestra situación es de extrema gravedad, de magnitudes históricas y muchísimo peor que en el resto de la economía".

Por ese motivo, solicitó asistencia equivalente a dos salarios mínimos para el pago de sueldos de los trabajadores y mayor acceso a ese beneficio para todas las empresas hoteleras y gastronómicas. El Repro II asiste a poco más de 45.000 trabajadores de la actividad, mientras que el ATP alcanzó a más de 180.000 empleados hoteleros y gastronómicos, detalló Fresno.

Según el informe difundido por la entidad empresaria, la ocupación hotelera de marzo de 2021, comparada con el mismo mes de 2019 (prepandemia), cayó el 50%. Al mismo tiempo, la llegada de turistas extranjeros continúa siendo casi nula: -88% de variación interanual en marzo, y -95% al comparar marzo de 2021 con el mismo mes de 2019.