El gobierno enviará a las administraciones regionales y municipales unos 22.000 millones de dólares para asegurar el mantenimiento de los puestos de trabajo.